English
Primavera del 2010
archives

El asma provocada por el ejercicio no debe inmobilizar a su hijo

Print   

El ejercicio es una idea espléndida para todos, incluyendo a los niños que sufren de asma causada por el ejercicio físico. Estimule a su niño para que sea activo a la vez que mantiene su asma bajo control con las instrucciones dadas por su médico.

Además de mantener al niño en buen estado físico y con un peso saludable, el ejercicio puede mejorar la función pulmonar y fortalecer los músculos de la respiración, en el pecho. Consulte con su médico sobre el tipo de ejercicio que el niño puede hacer y las precauciones que debe tomar.

Actividades recomendadas

Algunas actividades causan menos problemas para niños con asma provocada por ejercicio, por ejemplo:

  • caminata
  • jogging
  • excursiones a pie
  • golf
  • béisbol
  • fútbol americano
  • gimnasia
  • carrera en pista corta y deportes en campos de juego

Los deportes de resistencia – la carrera o el ciclismo a larga distancia y los que requieren un desgaste de energía prolongado como el fútbol y el basquetbol – pueden constituir un desafío mayor para niños con asma causada por ejercicio. Esto es especialmente cierto de los deportes de resistencia de invierno como el esquí de fondo y el hockey sobre hielo.

Pero esto no significa que el niño no pueda participar en esos deportes si verdaderamente los disfruta. En realidad muchos atletas con asma han logrado participar en los deportes que eligieron, haciendo un entrenamiento adecuado y usando medicación apropiada.

Consejos sobre seguridad

En general, los niños con asma causada por ejercicio pueden realizar las mismas actividades que los otros niños. Pero asegúrese de seguir las sugerencias que le dé su médico. A continuación algunos de los consejos generalmente recomendados:

  • hacer calentamiento antes del ejercicio para evitar la rigidez en los músculos del pecho (por ejemplo 10 minutos de caminata o cualquier otra actividad ligera incluyendo ejercicios de estiramiento y flexibilidad).
  • Respirar por la nariz durante el ejercicio.
  • Tomar descansos breves durante el ejercicio y tener a mano el medicamento de rescate recetado por si aparecen los síntomas.
  • Hacer ejercicios para enfriar el cuerpo que ayudan a disminuir el cambio de temperatura del aire en los pulmones.

Además, si el niño ya está con fatiga, no debería empezar a hacer ejercicios hasta que desaparezcan los síntomas.

Si la polución o el polen detonan los síntomas de asma en su niño, la solución es hacer ejercicios en lugares cubiertos. El niño también debería evitar hacer ejercicio cuando tiene una infección en las vías respiratorias superiores.

Usted puede ayudar asegurándose de que el niño tome los medicamentos recetados por el médico aun en los días en que se siente bien. Dejar de tomar la medicación puede agravar los síntomas y olvidarse de tomar el medicamento de rescate antes del ejercicio puede resultar en ataques severos y hasta visitas de emergencia al hospital.

Asegúrese de que su hijo siempre tenga acceso al medicamento de rescate. Además, tenga dosis extra a mano y siempre revise que el niño no esté llevando un inhalador vacio.

Fuente: extracto de KidsHealth.org

image
goodhealth.com


Buena salud para los niños es una publicación de Dell Children's Medical Center of Central Texas.