English
Primavera del 2010
archives

Cómo prevenir lesiones causadas por la práctica deportiva

Print   

Todo padre tiene la necesidad de proteger a sus hijos, por eso cuando los niños se interesan en los deportes, es normal que los padres se preocupen por las posibles lesiones que la práctica deportiva pueda ocasionar.

Según la campaña nacional sobre la seguridad infantil (National Safe Kids Campaign), más de 3.5 millones de niños por año en los Estados Unidos sufren lesiones derivadas de actividades deportivas o recreativas. La mayoría de estas lesiones no son serias y muchas pueden prevenirse usando equipos de protección adecuados para cada actividad. A continuación, ofrecemos información esencial sobre las causas de las lesiones, cómo prevenirlas y qué hacer en caso de que ocurran.

¿Por qué los niños tienden a lesionarse?

  • Los niños son menos coordinados y su tiempo de reacción es más lento que el de los adultos.
  • Puesto que la maduración de los niños ocurre a pasos variados, puede haber grandes diferencias de peso y altura entre chicos de la misma edad.
  • A medida que los niños crecen y se ponen más fuertes, la probabilidad y la severidad de las lesiones aumenta.

¿Cómo prevenir las lesiones infantiles?

  • Usar equipos de protección.
  • Lleve al niño a hacerle un chequeo médico antes de que participe en un deporte.
  • Verifique que la actividad esté siempre bajo supervisión.
  • Para prevenir la deshidratación, mándelo a sus actividades con suficientes líquidos (unas cuantas botellas de agua).
  • Verifique que las áreas de actividades estén bien mantenidas.
  • Insista en que haya sesiones de entrenamiento y calentamiento antes de las actividades.

¿Cuáles son las lesiones deportivas más comunes?

  • Lesiones agudas: incluyen magulladuras, esguinces, quebraduras de huesos, desgarros de ligamentos, concusiones cerebrales—generalmente causadas por el uso de equipo de protección defectuoso o falta del mismo.
  • Lesiones de fatiga: incluyen las lesiones causadas por movimientos repetitivos del hombro común en jugadores de beisbol y nadadores o la inflamación de los músculos de la pantorrilla que puede ser resultado de la falta de precalentamiento, una actividad excesiva, o de técnicas inadecuadas o equipos no apropiados a la actividad.
  • Lesiones recurrentes: estas lesiones ocurren cuando un atleta vuelve a la actividad antes de que su lesión haya sanado.

¿Qué hacer en caso de lesiones?

Cuando las lesiones son agudas, el niño debe recibir los primeros auxilios inmediatamente. Si la lesión parece afectar de cualquier manera el funcionamiento físico o mental del niño, se recomienda visitar al pediatra.

Las lesiones por uso repetitivo y las lesiones recurrentes son señales que el cuerpo envía para indicar que existe un problema. Haga una consulta con el pediatra lo antes posible para obtener un diagnóstico y un tratamiento rápido. Con frecuencia los tratamientos involucran una suspensión temporaria de la actividad que causó la lesión.

Fuente: parents.com

image
goodhealth.com


Buena salud para los niños es una publicación de Dell Children's Medical Center of Central Texas.