Invierno 2012-13
English   |   Archives    

Alergias alimenticias y asma: una combinación que puede ser peligrosa

Print   

El alimento es una necesidad de la vida y a menudo es un símbolo de celebración. Es una gran parte de la cultura y una parte importante de los festejos durante las fiestas, cumpleaños, bodas y graduaciones. Si bien los alimentos son ricos y tentadores, es importante que los padres no dejen a sus hijos comer esos alimentos a los que puedan ser alérgicos.

Esto es especialmente importante para los niños con asma. Las alergias alimenticias por sí solas pueden llevar a una severa reacción, a veces fatal. En los niños que tienen asma y alergias alimenticias, ciertos alimentos también pueden llevar a un ataque de asma.

Según la academia americana de alergia asmática e inmunología, los alérgenos más comunes en los alimentos son las proteínas de la leche de vaca, los huevos, los cacahuetes, el trigo, la soja, el pescado y las nueces. También, los conservantes de alimentos, tales como sulfitos, pueden desencadenar ataques de asma. Los sulfitos se encuentran comúnmente en las frutas secas, el vino y otros alimentos procesados.

Los síntomas de las alergias alimenticias comúnmente incluyen sarpullido, urticaria, náuseas, vómitos y diarrea. Si las alergias por alimentos desencadenan ataques de asma, el niño también puede experimentar tos, sibilancia, dificultad para respirar y opresión en el pecho. Si estos síntomas no se tratan rápidamente, pueden derivar en anafilaxia, una enfermedad grave cuyos síntomas potencialmente mortales pueden incluir inflamación de la lengua o la garganta, lo que bloquea las vías respiratorias y dificulta la respiración.

Es importante saber que los síntomas del asma y los primeros síntomas de la anafilaxia pueden ser muy similares. Si usted nota que su niño tiene cualquiera de estos síntomas, inicie inmediatamente el tratamiento. Siga las instrucciones del médico para la administración de la epinefrina y los medicamentos contra el asma. No dude en llamar y pedir ayuda de emergencia si es necesario.

Si usted sospecha que su hijo tiene alergias a ciertos alimentos, asegúrese de discutir sus preocupaciones con el pediatra. Pueden realizarse pruebas cutáneas de alergia para determinar qué alimentos causan la alergia. Si de hecho, su hijo tiene alergias a alimentos, enséñele a evitar el contacto con esos productos, lea las etiquetas de lo que compra y pregunte cómo se ha preparado una comida cuando no la haya hecho usted mismo.

El médico también puede administrar inyecciones contra la alergia. Estos tratamientos se llaman inmunoterapia. La inmunoterapia ayuda a evitar la hiperactividad del sistema inmunológico como reacción a ciertos alérgenos. Consulte a su médico para determinar si el niño es un buen candidato para recibir inmunoterapia.

Si bien la comida puede ser una forma de celebrar y es una necesidad de vida, es importante que su hijo disfrute sólo de alimentos que no le son dañinos. Sea consciente de los alimentos que su niño debe evitar y también asegúrese de que su hijo esté protegido en todo momento, llevando siempre la medicación para el asma y la epinefrina.

Para obtener más información sobre alergias y asma, por favor póngase en contacto con el Seton Asthma Center at 512-324-2762.

Food Allergies and Asthma: A Potentially Dangerous Combination
goodhealth.com


Buena salud para los niños es una publicación de Dell Children's Medical Center of Central Texas.